jueves, 21 de mayo de 2015

EL TIEMPO DE JAZMÍN LETRELL

Temían que la sublevación general provocara el linchamiento del condenado. Una barrera policial lo separaba de la multitud enardecida. Ahí se encontraba Jazmín Letrell.

Custodiado por cuatro guardias armados, Jerome Crowe caminaba al paso que se lo permitían las esposas en sus tobillos.

La fuerza especial, con sus escudos antidisturbios en una mano y la porra en otra, empujaba al gentío. Jazmín parecía un oasis en medio del furioso desierto. Solo sus ojos la delataban, de ellos brotaban llamas incendiarias. Pero nadie la miraba.

El forcejeo se intensificó, los porrazos iban y venían. Jazmín se quitó la blusa y, aprovechando los manguerazos de agua para frenar la turba, la empapó y se cubrió la nariz. Así aplacó los efectos del gas lacrimógeno.

Gritos y sangre arañaban el aire y el suelo. Como divorciada de la realidad, ella parecía flotar en medio de la batalla campal, pisando cuerpos maltrechos y acercándose hacia el procesado, como inmunizada.

Un golpe en la nuca. El cielo se volvió violeta y después negro, y el silencio reemplazó al estrépito.

Etéreamente perdida, sintió la nimiedad de su cuerpo elevado por fuerzas sin rostros. Sus dedos alcanzaban las nubes. Vio desfilar mentones y fosas nasales, cabezas rozando el cielo.

Los sonidos regresaron atropelladamente.

Transportada en una camilla, Jazmín fue acomodando el desorden mental. Miró y miró, pero Crowe había desaparecido de su campo visual. Rendida y confundida, se dejó arrastrar hacia un destino incierto.

—¿Dices que Jerome Crowe fue tu amante? Pero eso que importa ya, a estas alturas debes estar frito en la silla.

Lágrimas invisibles le humedecieron el alma. Consideró injusto que otras manos, otros instrumentos, se hubieran bebido la vida que por derecho reclamaba como suya. La muerte de Crowe le dejó el gusto amargo de una victoria conseguida a base de triquiñuelas.

Preguntó a la enfermera cuando la dejarían salir, pero como respuesta solo obtuvo evasivas.

Pasó días postrada e incomunicada con el mundo exterior. Presentía que algo le escondían. Malhumorada exigió a una torre vestida de blanco que le permitiera leer las noticias. Una rotunda negación reafirmó sus sospechas.

Durante la noche, harta de esperar y aprovechando el cambio de guardia, salió a hurtadillas por el pasillo iluminado.

Corrió acariciando las blancas paredes. Vio a una mujer sesentona abrillantando el piso. Antes de que la sorprendieran, se escondió en un cuarto. Encendió la luz. Dio una rápida mirada: un escritorio, un florero, un portarretrato. Todo dejó de existir cuando vio un periódico encima del escritorio.

Con el pecho agitado se acercó y leyó los titulares de la primera página. Y allí estaba la noticia:

INFRUCTUOSOS RESULTADOS EN LA BÚSQUEDA DE CROWE.

Sus manos temblorosas arrugaron las esquinas del diario. La visión se le nubló. Pero al segundo intento, sus ojos absorbieron las palabras.

Con la mirada brillante, se acercó a la ventana, vio en la noche estrellada un reflejo del porvenir. Comprendió que Crowe había comprado a gente influyente, «solo así pudo escapar», se dijo. También dedujo que el temor de Crowe había hecho que le escondieran la noticia. Pensó:

«Pudo haberme mandado a matar, pero se debate entre el amor y el odio. Menos mal que el lado bueno de mi corazón murió. Voy por ti Jerome».

Agarró un bolígrafo y escribió sobre el artículo, remarcando cada palabra hasta casi traspasar el papel:

Para todos los males, hay dos remedios: el tiempo y el silencio. Corre Jerome, corre. Mi tiempo empieza ahora, porque el silencio ha muerto.

Un año y medio después, dos cuerpos entrelazados, yacían en una cama de hotel. Casi no quedaba espacio para la blancura de las sábanas. El carmesí de la muerte quedó perennizado en las fotografías que saldrían al día siguiente en los distintos periódicos de la ciudad y del mundo.

               F  I  N

Alejandra Sanders



PD: Este relato es para participar en FRASELETREANDO. La frase es de Alejandro Dumas: “Para todos los males, hay dos remedios: el tiempo y el silencio”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS POSTS EN FACEBOOK