domingo, 19 de octubre de 2014

CELOS DE ULTRATUMBA. CAPÍTULO 2




     Este es el segundo capítulo de "Celos de ultratumba" escrito por mí, el primer capítulo escrito por Matías 27Viatri pueden leerlo en este enlace.  Tambien pueden hacer clik aquí para ver el blog de Matias 27Viatri.
             ☺☺ ☺☺☺☺☺ ☺☺☺ ☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺☺



     Han transcurrido siete largos meses desde el doloroso suceso. Cada día significa para Diana una tortura despiadada. Ni siquiera puede cobijarse en el consuelo que Lorenzo le prodigaría en caso de tenerlo cerca. Entre las penumbras del luto y la pasión agazapada, se debate como un cachorro herido. Debido a que la vigilancia sombría que Daniel ejerce desde el más allá, Diana no ha tenido más remedio que refugiarse bajo un bálsamo etéreo. Antes de derrumbarse completamente, una amiga la había llevado a un servicio religioso. Parecía que el tibio amparo que recibía estaba dando resultados. A todas luces, su semblante demacrado y alicaído iba recobrando poco a poco la chispa de la vida. Pero era tan solo una máscara que había decidido ponerse para no dejar que el dolor trasluzca y evitar dar lástima a sus amistades y familiares.

     En el otro extremo de la ciudad, Lorenzo sufre el agobio que le impone la distancia y, el muro de hielo que Diana alza entre los dos, lo tiene en ascuas. Vive con las llamas de la pasión consumiéndolo. Su carne hierve. De manera inexplicable, Diana había decidido alejarse a raíz de la muerte de Fátima. Al principio pensó que se trataba de un shock post-traumático por lo que dejó que el tiempo hiciera su trabajo. Sin embargo, al ver que los días se hacían eternos sin escuchar su melodiosa voz, optó por llamarla. Nunca hubo respuesta. También fue a su casa, pero como un ser invisible, Diana no se dejaba ver. Entonces, atravesado por una saeta de orgullo reforzó el muro de hielo y, al igual que ella, se aunó a la invisibilidad.

     Una noche, mientras Lorenzo evocaba la fogosidad con que se amaban, en  su vientre empezó a formarse un torbellino. Las manos ágiles trabajaron con ardor en su excitado miembro. No obstante, cuando estaba a punto de alcanzar el clímax, un viento helado recorrió todo lo largo que era su cuerpo. Instintivamente, abrió los ojos y vio a una sombra escurrirse entre las paredes. De un estirón su sexo se apagó. Se espabiló. En su nuca desnuda sintió una caricia glacial. Un susurro tibio penetró sus oídos:

«No te acerques a Diana. ¡Es solo mía! Si vuelves a intentarlo, ¡te abriré las tripas como a un cerdo cebado y me bañaré en tu sangre!».

     De súbito en un efecto de cámara lenta, vio a un hombre lívido maniobrando dos cuchillos y con intenciones de acercársele. El sudor frío le empapó la frente. Con desesperación intentó esquivarlo y cayó de la cama. Al mirar nuevamente, el espectro ya no estaba; tan solo quedaba un horrible hedor a muerte junto a su miedo indefectible.

     Pasaron tres días y el terror continuaba afincado en el alma de Lorenzo. Aun así, el amor por Diana en lugar de decrecer, aumentó. Como un adolescente al que le imponen una regla, la tentación por quebrantar la prohibición hacía que las sienes le palpitaran y que sus genitales se hincharan. Hasta que una fuerza irresistible se desbordó y ahogó el miedo a lo sobrenatural.

     Por medio de una amiga en común con Diana, se enteró que asistía a una iglesia que quedaba al norte de la ciudad. De manera que un sábado acudió vestido impecablemente, enfundado en una elegante leva azul y dejando por donde pasaba un agradable aroma varonil. Al  entrar, barrió con su mirada las hileras de bancas atestadas. Y allí, en la segunda fila del lado derecho, se encontraba Diana con su larga cabellera de un negro brillante y que bajaba delicadamente por su espalda erguida. Por breves segundos vaciló. Se quedó parado en un rincón sin despegar la mirada ansiosa de su amada. Ella debió sentir los ojos clavados en su nuca como una pluma de ave haciéndole cosquillas. Se volteó. Mutuamente se dispararon miradas de admiración y de pasión. Aunque al verlo, el rostro de Diana palideció, a Lorenzo le pareció una deliciosa sílfide a la que quería poseer como lo había hecho en muchas ocasiones antes de que la muerte de Fátima los separara.

     Una vez que terminó la misa, un mar de gente se agitó de aquí para allá y luego se volcó con ímpetu hacia la salida. Sin embargo, Lorenzo no perdió de vista a Diana en ningún momento. Ni ella a él. Ambos se abrieron paso entre la multitud y el muro de hielo se derritió al instante. Sin importarles el lugar ni las miradas acusadoras, se fundieron en un abrazo prologando. Sus labios se unieron y crearon un infierno que ni cien bomberos podrían apagar. La pila de agua bendita parecía fluir en sus lenguas. Un incesante carraspeo apaciguó tal vehemencia. Sin pérdida de tiempo salieron de la iglesia con los rostros brillantes.

     Cogieron un taxi para dirigirse al departamento de Lorenzo. Durante el trayecto los besos y las caricias no dieron tregua al embelesado taxista. Entre las turgentes muestras de afecto, las palabras asomaron con timidez:

—No tienes idea de cuánto te he extrañado —dijo Diana con la voz temblorosa.

—Sí que la tengo, porque cada día, tu silencio y tu rechazo me han lastimado mucho. Pero no te voy a reprochar nada. Solo quiero recuperar el tiempo perdido.

     Y eso fue precisamente lo que hicieron una vez que llegaron al departamento. Tumbados sobre las arrugadas sábanas, se ahogaron en un tsunami de tórrida pasión.

     Sin haberse contado el uno al otro las respectivas experiencias sobrenaturales que tuvieron, vibraron y gimieron de placer, olvidándose por completo de la amenaza fantasmal. Las horas discurrieron como liebres.

      Después de amarse hasta la saciedad, como una tortuga, los segundos se estancaron cuando oyeron un agudo chillido acompañado de un ventarrón claustrofóbico. Y es que la única ventana del dormitorio estaba cerrada al igual que la puerta. Desnudos y empapados de sudor, se miraron con terror. Ambos supieron que no necesitaban darse explicaciones, que el uno había padecido lo mismo que el otro. Se abrazaron trémulos. El chillido se incrementó y el vello en todas sus zonas, se les erizó.

     La puerta cerrada comenzó a zarandearse estrepitosamente. También la única ventana traqueteó. Lorenzo en un intento por sobreponerse del susto, se levantó de la cama sin apartar la mano derecha de la cabeza de Diana, como intentando calmarla. En micromilésimas de segundos una figura humana transparente apareció y desapareció a espaldas del hombre. Diana gritó dejando a la intemperie sus rojas amígdalas.  A lo que Lorenzo inseguro inquirió:

—¿Qué viste amor?

     Ella con el rostro desencajado por el pánico no tuvo voz para responder. Lo único que hizo fue temblar como gelatina. Después de haber mitigado los ruidos de puerta y ventana, también el pavor de ambos fue capturado por el autocontrol. Diana recuperó la acción de las cuerdas vocales y entre sollozos susurró:

—¡Era Fátima! ¡Era mi hija! ¡El maldito de Daniel se la llevó! Sus celos de ultratumba no van a dejarnos en paz.


     Lorenzo estaba desconcertado. No halló palabras de consuelo porque la dubitación entre bajar al infierno para fustigar el odio de Daniel o subir las escaleras del cielo para pedir ayuda divina lo cercaba. Su inexperiencia en asuntos sobrenaturales era vacua.

                                                C O  N  T  I  N  U  A  R  Á

                                               Autora: Alejandra Sanders
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS POSTS EN FACEBOOK